Este método se utiliza principalmente para el cólico del lactante, los cuales son una pesadilla para muchos padres, ya que quieren calmar a su hijo y no hay manera de hacerle parar de llorar. 

No se sabe a ciencia cierta que es lo que provoca los cólicos del lactante, aunque puede ser a consecuencia de la inmadurez del aparato digestivo. 

Normalmente suelen aparecer entre los 15 días y los tres meses de vida, y si utilizamos el Método Rubio, notaréis una mejoría del 90%.

Se realiza en dos sesiones:

  • Primera: trabajaremos la zona más superficial, elastificando todos los tejidos mediante una suave técnica manual.
  • Segunda: de 48 a 72 horas después sobre la zona más profunda.

Las sesiones suelen durar entre 30 y 45 minutos, debiéndose realizar cuando el bebé esté relajado. 



También hace mejorar todas las funciones relacionadas con la alimentación, asimilación y eliminación de residuos en el bebé, se consigue además un aumento en el bienestar general, ya que lograremos mejorar el tiempo de sueño y de descanso.