El quiromasaje deportivo es aquel que prepara los tejidos para el esfuerzo deportivo, y los mantiene en un estado óptimo. 

Ayuda a prevenir las lesiones tanto en el entrenamiento como en competición. 

Aumenta la circulación, la temperatura del músculo, elimina las adherencias localizadas, reduce los espasmos musculares, y se drenan los desechos metabólicos.